Por qué creemos en la necesidad de implementar el método pilates en los entornos laborales

Joseph Hubertus Pilates nació el 09 de diciembre de 1883 boxeador, instructor de defensa personal que a partir de estudiar el cuerpo humano y buscando la manera de fortalecerse mediante el ejercicio físico crea de un método de entrenamiento físico-mental al que llamó Contrología, nombre que proviene por primar el control de la mente sobre el cuerpo. Hoy en día es conocido como método Pilates popularizado por los bailarines que lo utilizaron y utilizan como técnica de perfeccionamiento.

Este método es ideal para llevar a la empresa dado que tal como lo consideraba su fundador estos principios pueden fácilmente incorporarse a toda nuestra actividad diaria hasta que se convirten en algo natural e inconsciente. Además su práctica con baja carga en las articulaciones, permite a personas de todas las edades y condiciones físicas practicarlo aunque los ideal es que sea bajo la mirada de profesionales.

Nosotros hemos desarrollado el “Pilates para la oficina” tomando en cuenta las dolencias más relacionadas con el uso del ordenador o el teléfono móvil por horas prolongadas. Nuestro plan de tres pasos lo consideramos muy recomendable para empresas con empleados que trabajen frente a un ordenador, call centers, etc.

Entre los beneficios a largo plazo del programa de Pilates en la oficina están el de prevenir lesiones, mejorar la respiración y la circulación sanguínea, aumentar el tono muscular, conseguir una postura más estilizada lo que redunda en ganar en autoconfianza. Asimismo, hemos comprobado que nuestro método ayuda a reducir el estrés laboral y motivamos a que realicen frecuentemente durante la jornada ejercicios de respiración y concentración. 

El estado óptimo de bienestar físico y psicosocial es un proceso activo que requiere implicación y compromiso personal, empresarial e institucional.